Un refugio para Mel

Nos encanta poder compartir con vosotras una de las cosas que más nos gustan, los cuentos infantiles: y es que la ternura que transmiten muchas de las historias e ilustraciones que encontramos en sus páginas agrandan el corazón.

Y hoy os hablamos de un cuento del que teníamos muchas ganas de hablaros y es que fue el primero de la colección Nukupuu, de Diversa Ediciones, colección de la que también forma parte la reedición del cuento reescrito por Paula, la presidenta de la asociación, Caperucita Verde y el lobo.

Se trata de Un refugio para Mel, escrito por Sheila G. Esquivel, cofundadora del Refugio de Sheivid, e ilustrado por Pilar Roca de The Wild Rocks, en el cual nos cuenta la historia de Mel, una conejita criada para ser vendida. Mel pasa a ser la mascota de una chica que, tras tenerla semi abandonada en una jaula, decide abandonarla en el bosque. Todas estas experiencias traumáticas sumen a Mel en el miedo y la tristeza, hasta que una familia la encuentra y decide llevarla al Refugio de Sheivid, dónde por fin conoce el amor y el cariño por parte de las personas.

La ternura de las ilustraciones se complementa con una historia dura pero cargada de esperanza, que nos da la posibilidad de dar a conocer el terrible negocio de la compra venta de animales para mascotismo, de hablar sobre las responsabilidades que deben asumirse al hacerse responsable de un animal no humano y de hablar sobre la existencia de los refugios de animales y su función.

Además, los cuentos de esta colección incluyen, en las páginas finales, una pequeña guía educativa. En el caso de Un refugio para Mel, en estas páginas encontramos información sobre los conejos, el Refugio de Sheivid y la gran labor que hacen refugios, protectoras y santuarios, y la historia de la verdadera Mel, una conejita que pudo vivir sus últimos días querida y cuidada por la familia del Refugio.

Así que, tanto si buscabais un cuento para regalar a algún niño o niña como si sois unas apasionadas de los cuentos infantiles, no podéis dejar escapar este bonito cuento.

¡Cómpralo aquí y ayúdanos a seguir educando en la empatía y la compasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *